Síguenos en Instagram @NacionTalento

Síguenos en Instagram @NacionTalento
Síguenos en @NacionTalento

Sobre otras promesas que también la 'vieron negra'

Foto cortesía de mprende.co

Hoy, 23 de marzo, 47 millones de colombianos esperábamos tener en la mesa, firmado, el tan anhelado acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC. 

La promesa, hecha por ambas partes el 23 de septiembre del año anterior, devolvió la esperanza a las personas frente a unas conversaciones que ya, para muchos, estaban destinadas a otro sonoro fracaso. Hoy, seis meses después de aquel día 'histórico', los colombianos nos quedamos nuevamente —me incluyo— con los crespos hechos.

En Nación Talento teníamos esta fecha marcada en nuestro calendario, pues éramos conscientes de que el día coincidía con una de las transmisiones de nuestro programa Los Sin Fama. Desafortunadamente, por cuestiones de transmisión en plena Semana Santa, el programa que habíamos preparado para hoy, al igual que la firma de la paz, se quedó en veremos.

Pero como aquí lo que tratamos es de impulsar los buenos proyectos, no de destruirlos, quisimos expresar desde este espacio nuestro apoyo a una paz que, aunque demorada, es el mejor aliciente y futuro que puede tener un país tan violento como el nuestro. Las buenas iniciativas, por más escollos que encuentren en el camino, siempre encuentran la luz. 

¿Y qué mejor para demostrar que lo bueno se hace esperar, que las historias de emprendedores colombianos que tuvieron que fracasar estruendosamente antes de alcanzar el éxito?

Historias como la de Santiago Pineda, que tuvo que cerrar por problemas legales una plataforma tecnológica que alcanzó hasta 50.000 usuarios mensuales y luego alcanzó el éxito con Mensajeros Urbanos, una aplicación que conecta a los usuarios con una red de profesionales en llevar productos puerta a puerta. O como la de Javier Cardona Mora, que en un inicio fracasó en el cierre de negocios fundamentales para el bienestar de su proyecto, una plataforma de preguntas y respuestas médicas llamada 1DOC3, y que en la actualidad ha orientado a unas 6,5 millones de personas en temas médicos, en países como Colombia, México, Venezuela, Ecuador y Estados Unidos.

Testimonios de fracaso y gloria como el de Alexandra Gamarra y Usetime, plataforma que facilita la gestión local y remota de la productividad en las empresas, y que antes de llegar a la cima afrontó problemas tan graves como la falta de apropiación de herramientas tecnológicas al interior de las empresas y la escasez de capital para implementar sus proyectos. Todos ellos, que tuvieron sus empresas al borde del naufragio, son ahora ejemplos de emprendimiento y éxito empresarial en Colombia.

Ninguna idea, por buena que parezca, tiene un camino fácil a la hora de ser llevada a la realidad; Santiago, Javier y Alexandra dan fe de ello. La paz, algo tan anhelado e inalcanzable a la vez para los colombianos,  no es la excepción. El fin al conflicto armado se lleva resistiendo en nuestro país más de 50 años; hoy, nuevamente, su fin se posterga. Los oportunistas de turno saldrán a cobrar cuentas, a reafirmar que desde un principio advirtieron que el acuerdo no se firmaría en la fecha señalada; se les olvida que su propuesta de país está basado en la guerra, en la matanza indiscriminada de miembros de uno y otro bando. Todos ellos colombianos. La mayoría de ellos, inocentes.

Desde Nación Talento, y por más que se haga esperar, siempre apostaremos por una empresa de país que se base en la paz.
Share on Google Plus

About Nacion Talento